Guía básica para cultivo de hongos alucinógenos

25 | 11 | 2021
Guía básica para  cultivo de hongos alucinógenos

Los hongos son especies que crecen naturalmente en bosques y naturaleza húmeda con poca luz. Les gusta la sombra y una humedad cálida, y es en esas condiciones donde desarrollan toda su forma, color y belleza. Para cultivar hongos en casa, es necesario generar un ambiente especial para que éstos se den. Cómo generar un cultivo autosustentable y natural, te lo contamos a continuación.

En Kushbreak tenemos distintos kits donde vas a encontrar todo lo necesario para cultivar hongos dentro de tu casa o departamento. Unos son más básicos y otros tienen más implementos y herramientas, puedes sentirte un poco confundido en un principio, pero para empezar es importante que sepas que el cultivo de todo hongo se compone de los siguientes pasos:

  1. Inoculación o inyección

  2. Incubación

  3. Armado del pan de sustrato

  4. Fructificación

  5. Cosecha

  6. Re-hidratación del sustrato


1. Inoculación o inyección

En esta primera etapa lo que buscamos es sacar las esporas de los hongos y traspasarlos al lugar donde crecerán.

Es importante que sepas que para cultivar tus hongos debes trabajar en un ambiente estéril y con guantes. Recuerda que crearás un ambiente propicio para que crezca todo tipo de microorganismo, y no querrás que otros microbios compitan o contaminen tus hongos.

Para esto, utiliza la técnica cleanbox: trabajar dentro de la fructificadora envuelta en plástico de cocina con 2 hoyos, desinfectando todo el interior y los materiales que vas a utilizar con alcohol isopropílico.

Con el mushbag de arroz y el vial limpios en su exterior, saca el contenido del o los viales con la jeringa de forma vertical (vial arriba, jeringa abajo). Luego inyecta haciendo una perforación con la jeringa en la parte superior del mushbag en el plástico, no en el parche de ventilación.

Una vez terminado el proceso de repartir el contenido en la superficie interna del arroz, sella el mushbag con un parche o scotch.

2. Incubación

Con las condiciones apropiadas las esporas se irán propagando el mushbag. El objetivo es lograr al menos una colonización del 70% al 80% del arroz, el que se pondrá blanco. Si se llega a poner de otro color, es que está contaminado y tendrás que cambiar a otro contenedor aislando la parte contaminada.

Para realizar la incubación, mantén el mushbag a 28 grados de temperatura con las ventilaciones selladas, en oscuridad durante 15 a 30 días (dependiendo del tamaño del mushbag). La temperatura la puedes mantener utilizando el termo-calefactor o la manta calefactora.

3. Armado del pan de sustrato

El sustrato va a satisfacer todos los nutrientes que nuestros hongos necesitan. Para esto, cuando el mushbag ya esté colonizado, debes mezclar con la fibra de coco previamente esterilizada e hidratada. Además, te recomendamos añadir estiércol pasteurizado a la mezcla. Luego de esto, deja el pan incubando durante 7 días aproximadamente. La superficie tiene que quedar color blanca.

Finalmente incorpora la vermiculita previamente esterilizada e hidratada en una capa de medio centímetro en la superficie. Espera unos 4 días antes del siguiente paso: fructificar.

Para poder realizar este paso, 12 horas antes debes realizar la esterilización y la pasteurización.

Para esterilizar la fibra de coco y la vermiculita:

En una olla a presión, coloca los frascos de vidrio con hoyos en la tapa. Pon un paño o una tela en la base interna de la olla, con los frascos encima y con agua hasta la mitad por dentro y por fuera. Mantén la olla en el fuego durante 1 hora con la válvula de presión sonando. Luego quita el exceso de agua y enfría antes de mezclar.

Para pasteurizar el estiércol:

En una olla normal, coloca el estiércol dentro de una bolsa de tela o en una polera vieja amarrada, con una piedra mediana en el interior. Mantén la olla en el fuego bajo durante 1 hora, en el quemador de gas más pequeño y sobre el tostador de pan. La idea es que sólo salga un poco de vapor de la superficie, no que hierba. Luego quita el exceso de agua y enfría antes de mezclar.

4. Fructificación

En esta etapa es cuando comenzaremos a ver el crecimiento de las setas. La fructificación entrega una nueva temperatura (26 grados), ventilación, humedad y luz directa que permitirá que los hongos vayan creciendo hacia ella. Para pasar a esta etapa, debes asegurarte que todo el sustrato esté de color blanco, así estarás viendo que hubo una colonización del 100%.

Recién para la fructificación puedes destapar las ventilaciones y rellenarlas con algodón estéril, y comenzar la exposición del sustrato a la luminosidad de la habitación.

Cada 2 o 3 veces al día, pulveriza con agua los bordes de la fructificadora para ir renovando el oxígeno.

Además, se debe pulverizar agua en los bordes de la fructificadora y ventilar 2-3 veces al día para renovar el oxígeno. Mantener a 26 grados de temperatura.

5. Cosecha

Luego de que comienzan a salir las setas, pasan cerca de 4 días hasta que alcanzan su tamaño final. Cuando ya se abrió el sombrero y se comienza a romper el velo de los primeros hongos, te recomendamos cosecharlos todos, limpiando toda la superficie de restos.

6. Re-hidratación del sustrato

Hidrata el sustrato durante 12 horas con agua purificada con un par de gotas de agua oxigenada. Luego bota el exceso de agua para dar paso nuevamente a la fructificación. Puedes repetir este proceso hasta cosechar de 3 a 4 tandas.

Artículos Destacados

Kushbreak Blog

Al registrarte tu compra será más expedita, podrás guardar varias direcciones de envío, revisar y seguir tus pedidos y mucho más. You can edit this text from: Themes > Theme Options > Blog